Uno de los dilemas que todo Mercadólogo inmobilario debe descifrar es el nivel de influencia de los niños en el proceso de decisión de compra, tena que hoy los desarrolladores de vivienda entienden.

Las empresas constructoras y los despachos de arquitectura deben buscar un balance, ya que existe un double targeting, entre el que desea el producto, versus el que paga por él.

Cuando los agentes inmobiliarios ofrecen a los compradores muchas opciones, la decisión de compra se convierte en un proceso bastante extenuante, y nos atascamos en lo que se llama paradoja de las opciones: mientras más opciones, menos feliz es el cliente, porque la carga cognitiva para tomar una decisión es mayor, pero para los padres, hay una presión adicional presentada en forma de un fenómeno conocido como “Poder Pester“.

En términos simples, el Poder Pester se refiere al nivel de influencia de los niños y su poder de convencimiento para que sus padres hagan una compra o hagan algo por insistencia constante.

Los niños desarrollan sus propias opiniones y gustos sobre lo que consideran necesario para ellos, por tal motivo hoy los grandes desarrollos han evolucionado y tienen una oferta de valor sumamente amplia de amenidades como:

– water park con tobogán y chapoteadero

– fosa de buceo y clavados

– kids club interactivo

– areas de juegos para niños

– sala de cine

– boliche

– sala de videojuegos

– tumbling

– baños diminutos para niños

– cancha de fútbol

– observatorio

– golfito

– pista de hielo

– salon de música

– areas verdes

– pets park, pensión y estética

Amenidades para adultos

– karaoke room

-biblioteca de objetos para compartir

– cigar room

– cafeteria

– salón de coworking

– médico 365 días del año

– butler

– concierge

– market

– health clinic

Entre otras más..

Los niños de hoy son nativos digitales, están más informados, son menos sumisos, tienen más debate, es la generación de la inmediatez, de los siete roles que entran en juego en un proceso de compra (iniciador, prescriptor, facilitador, decisor, aprobador, cliente y usuario), los niños reúnen en su persona, por lo menos, cinco.

En las grandes ciudades existen factores distintos en la ecuación de familias, como menos tiempo de calidad disponible, trayectos largos de desplazamiento, inseguridad, cada vez menos hijos, padres culpables, tios sin hijos que se vuelcan en sus sobrinos, la necesidad de despegar a los niños de los gadgets hoy es imperante, al entender todos estos factores los desarrolladores han construido atractivos complejos de departamentos con un sin fin de actividades que pueden desarrollarse ” in doors ” y sin necesidad de salir al exterior.

Feliz Día del niño a nuestros grandes decisores de compra.

La influencia que tienen los niños en el proceso de compra de un inmueble es muy fuerte.